Río Majaceite

Río Majaceite
Río Majaceite a su paso por El Bosque

22 mar. 2016

MARIA JESÚS, LA AMIGA DE PARADELA: HISTORIA DE UN ENCUENTRO

En el verano de 2011 nos echamos a la carretera sin rumbo fijo, a la buena de Dios. No había metas predeterminadas, aunque en el fondo yo tenía en mente una escala en Paradela para conocer a la amiga María Jesús. Fuimos parando en Zamora, en Toro, en Valladolid, en Oviedo, en Cudillero, en Orense... en Paradela, concretamente en el Pazo de Soutullo, una mansión maravillosa convertida en hospedaje. Cuando llegué, no se me ocurrió mejor manera de dar a conocer a María Jesús que yo andaba cerca de Paradela, que poner como portada de mi blog esta foto, una imagen perfectamente conocida por María Jesús, ya que se encuentra en el camino que a diario ella recorría para ir desde su casa a su trabajo.


Nos alojamos e inmediatamente nos pusimos a buscar la casa de María Jesús. No fue fácil. Recorrimos en coche y a pie aquellos caminos, preguntando, a la poca gente que nos encontrábamos, por la casa de la señora María Jesús Fuertes.



Nos indicaban más o menos por dónde podíamos llegar, pero no dábamos con la casa. Paradela es un núcleo urbano muy disperso. Finalmente, un señor que trabajaba en la calle, podando una enredadera, nos dijo con exactitud dónde era. Cuando empezamos a caminar por la calle que nos llevaba a la casa de María Jesús, vimos esto:

una señora que se subía en un coche rojo y que maniobraba para salir por la calle por la que nosotros caminábamos: era María Jesús, que había visto en mi blog la foto del Pazo de Soutullo que yo había puesto un rato antes y salía a encontrarse conmigo. En cuanto llegó a nuestra altura, me reconoció, paró el coche, nos saludamos y nos llevó a su casa. Pasamos la tarde charlando y nos despedimos con el compromiso de almorzar juntos al día siguiente. Yo le dije que traería el vino, un tinto de Toro que había comprado unos días antes a nuestro paso por esa ciudad.

El almuerzo fue pródigo en buenas viandas...






Compartimos mesa con la amiga Marisol (q.e.p.d.), la autora del blog que puede verse pinchando aquí con una hermana de María Jesús y con una amiga suya de la que no recuerdo el nombre, esta que aparece en la foto de abajo.


Tras el copioso y bien regado almuerzo, pasamos la tarde paseando por el campo, por el huerto de María Jesús, con sus caballos, Chispa y Cuco, y sentados bajo unos árboles charlando de lo divino y lo humano. Recuerdo que durante aquellos días andábamos compitiendo en uno de los concursos que María Jesús convocaba y yo, en mi entrada para ese concurso, incluí este vídeo, que recopila una serie de fotos de María Jesús, su familia y sus amistades.
   
               


Son muchos los recuerdos y las vivencias digitales compartidas con María Jesús, una mujer de rompe y rasga. Yo le tenía un gran aprecio y me encantaba verla entre los comentarios a mis entradas del blog. El último comentario que me hizo fue en una entrada que dediqué a Machado y ella me dijo lo siguiente: 

mariajesusparadela dijo...


"Algún día muchos estuvimos juntos cantando al hombre bueno al que tu cantas y lees.
Por aquí se te espera. Siempre se te espera."




La última entrada que publiqué en mi blog fue el día 21 de febrero de este año, como hago cada año  en recuerdo del fallecimiento un 22 de febrero de Antonio Machado, y se la dediqué a ella sin saber que ese 22 de febrero de 2016 había sido elegido por el destino para llevársela de entre nosotros para siempre.