Río Majaceite

Río Majaceite
Río Majaceite a su paso por El Bosque

15 abr. 2012

EL VIOLINISTA DE LOS OJOS TRISTES

Marruecos está cerca, a pocos kilómetros de España, a mucha distancia de nuestro tiempo. Lo he recorrido de norte a sur, desde Tánger al sur desértico. Es un país muy diverso, de grandes contrastes; pasa de paisajes verdes y montañosos a dunas doradas de arena y sol; de brisas marinas a sirocos; de la opulencia a la miseria.

He visto de cerca la extrema pobreza, esa que se nos presenta con frecuencia en la televisión y que miramos desde la indiferencia que produce estar a este lado de la pantalla. Allí sin embargo la escuchas, la palpas, la hueles...

Uno de los días en que viajábamos hacia la ciudad de Zagora, nos paramos en una explanada que hacía de mirador sobre un oasis que se extendía ante nosotros colmado de palmeras; entre el mirador y el oasis, un pequeño poblado de casas de adobe. Un niño corrió hacia nosotros, después una niña con los pies descalzos. El niño tenía fabricado, para estas ocasiones en que los turistas se paran a contemplar el paisaje, un violín hecho con una lata y con una sola cuerda, que tocaba para llamar la atención y pedir una limosna. Un niño de ojos tristes, una niña descalza, componían la escena... Lejos, por las calles de España, había cristos y vírgenes que procesionaban envueltos en ropajes de terciopelo y oro; cerca, unos turistas contemplábamos el paisaje, enfrente un palacete servía de sede a los gobernantes locales.

23 comentarios:

emejota dijo...

Historias como esta me causan un dolor tan grande como para hacerme renegar de haber nacido en este planeta, y mira que tener vida es un privilegio, parezco una desagradecida, pero no creo serlo. Bs..

Arantza G. dijo...

Cuanto más nos acercamos a la realidad, más triste es.
Un beso

virgi dijo...

Estuve en Marrakech y alrededores hace más de 20 años. La belleza de los lugares nunca me compensó la tristeza de ver la miseria y de cómo los niños se nos rifaban para servirnos de guía en cualquier sitio.
Este minuto de que nos traes me gustaría ponerlo en mi clase.
Un abrazo, Aro, ya te extrañaba.

tecla dijo...

Estás bien viajado y bien enterado de todo Arobos.
Y qué mal que huele la miseria.
La miseria huele a sudor y a mierda.
No hay guisos aromáticos que adornen su tragedia, ni olor a jazmines en la puerta. Todo es suciedad, mocos, pucheros vacíos.

Me alegro mucho de encontrarte.
Un abrazo.

tecla dijo...

Viajamos hacia ella a pasos agigantados. Y no nos damos cuenta.
Alguna vez alguien con el paso del tiempo nos pedirá responsabilidades por habernos callado. Y seguiremos sin saber qué responderles.
Hay que ver lo bien que quedamos tan políticamente correctos.
Y seguimos con la conciencia tan tranquila.

MAMÉ VALDÉS dijo...

Medio mundo no come para no engordar y el otro medio no come por no tener nada que llevarse a la boca, vivimos en un mundo de contradicciones.

Se agradece tu vuelta, un saludo desde la Tacita de Plata.

Rosario Ruiz de Almodóvar Rivera dijo...

¡Cuánta tristeza, cuánta soledad!
Y pensar que muchos niños tienen una habitación llena de juguetes que no tocan...
Gracias por compartir y un abrazo desde mi Librillo.

Kassiopea. dijo...

Pues encima de la casita de adobe hay una parabólica. Miseria real o teatrillo para sacarles la pasta a los turistas?

María Socorro Luis dijo...

Comparto tu tristeza y tu indignación, pero debemos pensar que de alguna forma, todos somos responsables.

abrazo

Ligia dijo...

Como dice Valdés, un mundo de contradicciones, que no hace falta irnos muy lejos para comprobarlo. Abrazos

Dilaida dijo...

Los contrastes, por desgracia, ahora también son cada día más abundates en este país.
Bicos

Pedro Ansorena dijo...

¡Muy bueno lo del niño con el artesanal violín!. Cuantos recuerdos me trae lo que escribes Aro. Hace unos años hemos recorrido con la autocaravana parte de Marruecos y la verdad que es un viaje que tenemos en el recuerdo para repetir.

Me quedo con las frases, que es un país del que apenas unos Km lo separan de España y en el que la miseria no solo se ve, tambien se siente su olor, pero tambien uno puede disfrutar de los multiplex contrastes que te ofrece sobre todo de la amabilidad de sus gentes. Saludos.

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Hola, Aro:

Son los tristes contrastes de este mundo, a muchos les falta lo que a pocos les sobra.

Un abrazo.

Genín dijo...

Me pone triste, pero sobre todo, no sabes lo que me cabrea!
Salud

caritabaston dijo...

Es de pena que se vean niños como esos, con lo que derrochamos en cosas que no sirven para nada. Gracias por compartirlo...Un saludo...TONY

Flamenco Rojo dijo...

Tan cerca y tan lejos...Ya me contarás más detalles.

Un abrazo.

Anusky66 dijo...

que alegría ver que has actualizado ,pero que tema mas triste el que compartes.
Unbesazo,te extrañaba

mariajesusparadela dijo...

Por aquí, aun no los niños...

José Román dijo...

Esa es la triste realidad del mundo, amigo ARO; la miseria está tan cerca que se toca con las manos... Espero que puedas deleitarme con tu experiencia...
Un abrazo.

Maripaz Brugos dijo...

Aro, como siempre tu cámara estaba allí. Tienes el don de comunicar. Unas veces captas la belleza, otras la miseria como ahora. Es un placer saludarte.

Cantares dijo...

Aro, es conmovedor ver la niñez desprotegida ser siempre las víctimas de sistemas perversos.
El video no sale, debe ser algo con Blogger
lA PUESTA DE SOL ES IMPRESIONANTE!
Besos

AZAHARA dijo...

No he visitado nunca Marruecos... Un vídeo que llega al alma, esa mirada, esos pies... Y como bien dices, en otros sitios con derroches... En fin...

Abuela Ciber dijo...

Para las Madres de tu entorno

FELIZ DIA!!!

Cariños