Río Majaceite

Río Majaceite
Río Majaceite a su paso por El Bosque

21 mar. 2011

VERSOS COMO CARNE

Me he ido a caminar por los montes de mi pueblo esta tarde primera de la primavera recién nacida. Iba armado de navaja y libro: navaja para ir cogiendo los espárragos trigueros que en estas fechas crecen, libro de poemas de un poeta bloguero al que siempre es un placer visitar en su blog Pavesas y cenizas. La tarde ha sido abundante en espárragos, pero de trecho en trecho me sentaba rodeado de paisajes verdes y azules y recolectaba también los bellos versos de Amando Carabias María.

Este 21 de marzo, Día Mundial de la Poesía, he cumplido con el rito leyendo poemas del libro de Amando titulado "Versos como carne", que tan amablemente él me ha enviado a través del común buen amigo y bloguero sin blog, Flamenco Rojo.

Reproduzco un fragmento de uno de sus poemas, Tarde de mayo, que me ha gustado especialmente:

"¿...Has visto...?

Los vencejos otra vez vuelan veloces
sobre nuestras cabezas que se aventan en la tarde de mayo;
han vuelto por sorpresa, sin aviso, ávidos de luz de
primavera,
motean el celeste, cual lunares siderales, en alocadas elipses
de charol,
serpentinas aéreas que cimbrean bajo sus alas.

¿...Has visto...?

Ni una rama de los árboles queda desnuda,
todas se han vestido con rebrillos de esmeraldas
y ríen a la luz que acaricia la tarde de mayo.
¿Quién podrá determinar el día en que brotó su sonrisa verde?
No mis ojos que estaban pendientes de cosas más trascendentes,
pero que no son importantes para nadie, para nada."

13 mar. 2011

BARTOLO ORDEÑA

La serie que estábamos dedicando al amigo Bartolo quedó interrumpida por el mazazo de tristeza que hemos comentado en la entrada anterior. Pero vamos a continuar con este octogenario que vive en medio de un paraíso. Decíamos que se había propuesto regalarnos un poco de leche y que nos había pedido que le acercáramos las cabras a la casa para ordeñar algunas. Así lo hicimos y él fue amarrando unas cuantas en distintos sitios; una de ellas la metió en su propia casa. Y se dispuso a sacarles la leche que quería regalarnos. En este caso mis palabras sobran, las imágenes lo cuentan mejor.

8 mar. 2011

TRISTEZA

Hace poco más de tres meses se nos fue David; hoy, 8 de marzo, se nos ha ido Germán. David tenía once años, Germán 30. A los dos se los ha llevado la misma maldita enfermedad. Cuando ocurrió lo de David, escribí una entrada en este blog hablando del hecho de su muerte. Días después, los amigos de Germán me pidieron que quitase esa entrada del blog, porque Germán, entonces ingresado en una UCI, quería ver las entradas que en estas páginas dediqué a la celebración del Bicentenario de El Bosque, en las que aparecía, entre otras cosas, la interpretación del Himno del Bicentenario, y no querían sus amigos que Germán se enterase de lo sucedido a David, por aquello de que no influyese en su estado de ánimo. Por supuesto, quité la entrada en la que hablaba de David, que hoy repongo nuevamente porque ya Germán no podrá leerla. Germán Romero Bellido fue -es- el autor de aquel himno que se estrenó aquel día 28 de noviembre de 2010 y que además de aplausos, arrancó lágrimas en los ojos de las personas que sabían quién lo había compuesto y en qué situación se encontraba en aquel momento. En este día de tristeza en que la noticia de su muerte ha corrido como un rayo de boca en boca, en este día de marzo que amaneció con un extraño color dorado en la atmósfera y que se ha ido poniendo gris y lluvioso, un escalofrío nos ha estremecido a todos y quiero reponer aquel vídeo en que se escucha el Himno compuesto por este joven bosqueño: en su honor, en su memoria, en su recuerdo.

6 mar. 2011

DE CÓMO BARTOLO SE LAS APAÑA PARA AMARRAR LAS CABRAS: CAPÍTULO II

Ya explicamos en la entrada anterior, que el amigo Bartolo nos quería regalar leche de sus cabras y que, para ordeñarlas, nos hizo ir a buscarlas para conducirlas hasta la casa donde él vive. Luego, para proceder al ordeño, este hombre octogenario se mueve suavemente entre ellas, les habla ("chivita, chivita, chivita..."), hasta que las va cogiendo una tras otra y las va amarrando. Pero mejor que contarlo, verlo.


C O N T I N U A R Á

1 mar. 2011

BARTOLO Y SU CABRAS

Bartolo, todo un personaje

El amigo Bartolo ha estado enfermo, ha pasado unos días en el hospital, pero como tiene cuerpo y alma de roca, se ha recuperado maravillosamente bien y -a sus 86 años- su naturaleza le ha devuelto una vitalidad digna de encomio. Para interesarnos por su salud y para pasar el día con él, hemos ido a visitarlo a su paraíso particular dos veces. En la segunda ocasión ha querido obsequiarnos con unos litros de leche, por lo que nos pidió que para poder ordeñar las cabras le ayudásemos a acercarlas hasta la casa; andaban a su aire por el campo, lejos, desperdigadas, haciendo sonar su sinfonía de esquilas y cencerros. Las hemos ido agrupando y conduciendo hacia donde deseábamos, improvisados cabreros con poco conocimiento del oficio, pero que al final nos ha bastado para conseguir el objetivo; solo fue preciso ir detrás de ellas, cortándoles el paso hacia donde no queríamos que caminasen. Es un reportaje curioso sobre este personaje y sus cabras, que he divido en varios capítulos, no sé aún cuántos, para que su visionado no se haga excesivamente largo. En el de hoy, se ve cómo el rebaño anda parsimoniosamente a veces, con diligencia otras, hacia donde lo íbamos queriendo conducir.