Río Majaceite

Río Majaceite
Río Majaceite a su paso por El Bosque

2 dic. 2011

CONCURSO DE PARADELA

A todos los que han participado
en este concurso
y a la convocante.


MUSAS ESCONDIDAS

El trabajo me ha traído a Granada este día de finales de noviembre. He llegado de noche, apagadas ya las blancas luces de Sierra Nevada. En el coche venía pensando que tenía que escribir una entrada para esta última etapa del concurso de Paradela y que prácticamente ya no me queda tiempo. He llegado al hotel, un pequeño hotel con aspecto de alojamiento rural; he pasado por recepc
ión y he subido a la habitación: ropa, perchas, un vaso de agua, un derrumbe en la cama y unos minutos de tele, Milán – Barça. Tras el breve descanso, he bajado con el portátil, un cuaderno y un boli, a buscar una salita con chimenea que, mientras cumplía los trámites de registro, había divisado en uno de los laterales de la amplia entrada del hotel. Entro, la salita está sola, la chimenea encendida, una mesita y un sillón junto a ella."Aquí la voy a escribir: el fuego, sus rojas llamas, la ciudad de Federico y de la Alhambra, no tienen más remedio que hacer bajar las musas hasta mi pluma", pensé.



Pasan los minutos y el papel se mantiene inmaculado, mis pensamientos crepitan en las ascuas, ascienden con los pequeños hilos de humo y vuelan buscando inspiración. Vuelan y vuelven de vacío. Decido ir a buscar las musas en las entradas de los amigos blogueros. Me paro en aquella de Mamé Valdés en la que nos hablaba de besos de tornillo para ver si me sugiere algo y... nada, el papel me mira pálido y serio. Vuelvo a leer la tragedia que Laika nos contaba en "El camino"; me siento a la mesa con Anusky y con Sandra, su personaje, brindo con ellas, observo la pícara sonrisa y la alegría de ambas, sobre todo de Sandra cuando siente que aquella casa "volvía a ser su hogar"... pero el papel me sigue mirando con ojos vacíos. Quizás Encarni... con aquel último trago me inspire... leo su poema al ritmo del piano que lo acompaña y tomo un sorbo de ese tinto de Toro que nos muestra entre sus versos y las notas musicales; sigo el viaje blogosférico buscando musas en la noche infinita, leo allí los poemas que en un juego nos propuso un día y salto desde el blanco del papel hacia la felicitat de encontrar la inspiración oliendo la yerba que en aquella entrada del blog del jardindelpirineu se nos proponía: nada, ni aspirando ese olor dulzón bajan las resistentes musas... y es que ese personaje de quien mariluzgh se hace eco en su entrada del concurso de noviembre le corta el rollo al más pintado; quizás Reyes, sevillana, desde su giralda pueda enviarme efluvios inspiradores, o tal vez la tortuga de Urashima Taro, como la vecina del Guadalquivir cuenta en su ganadora entrada de septiembre, en lugar de llevarme a ese fabuloso paseo por el fondo marino, me acerque a cualquiera de las musas: a Calíope o a Erato o a Melpómene; nada de eso ocurre y el papel me mira con miradas interrogativas; ¿y si la elegante prosa de mercedespinto me trajera alguna de esas odiosas diosas que te saludan solo cuando ellas quieren?; pero las musas deben estar refugiadas en la escuela que con sus manos construyeron los vecinos del pueblo en el que Alma nació; sigo buscándolas... ¿podría la jabalina de José Vte. subir al cielo y volver cabalgada por Polimnia, la musa de los cantos? Leo a Ibso buscando lo que a estas alturas de la noche me parece ya una utopía, me voy con San y pienso que hoy las musas son tan desabridas como aquel marido de Martina que San nos presentaba en una de sus entradas... Los párpados se me van cerrando y la inspiración se duerme... esto es, como dijo Diego en su entrada para el concurso de julio, buscar una aguja en un pajar. Lo dejo, mañana será otro día...

Fuera, Granada también duerme, me hundo en el silencio de sus calles, camino hasta la Puerta de Elvira, tomo en un bar de por allí un bocata de jamón ibérico riquísimo -la cocina está cerrada-, un pionono de Santa Fe y vuelvo luego paseando despacio hacia el hotel: a mis espaldas se queda
la Alhambra y allá lejos, Sierra Nevada, que lanza suspiros helados sobre mis musas congeladas. Entro en la habitación, dejo el blanco papel sobre una mesa, pongo la radio y me acuesto con la prima de riesgo.


Puerta de Elvira

Cuando amaneció, aquel papel había cambiado el blanco por un coro de palabras verdes; quizás esa meiga que nunca participa en los concursos se convirtió en mi escriba y contó en él lo que la noche anterior yo anduve tramando para descubrir palabras que poner en la última entrada de este concurso. Así que me he encontrado, con la luz del día, el trabajo hecho.

Y, como dijo Lope en su soneto,
como por arte de birlibirloque,
a esta propuesta para el concurso
fin con estos versos le voy dando,
contad si son catorce
las musas encontradas
y hecha está ya mi entrada.

20 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Es genial sentirse parte de algo que sale con tanta soltura de tu cabeza.

MAMÉ VALDÉS dijo...

Menos mal que no bajaban a visitarte las musas...

Una entrada muy original para despedir este gran concurso, un saludo y mucha suerte, hemos coincidido en foto....

Eastriver dijo...

Podrías haber alargado el relato y te hubiera salido un Ulises granaíno... Cómo adoro Granada...

Maripaz Brugos dijo...

Aro, paseando por Granada era extraño que las musas no acudiesen en tu ayuda, era cuestión de intentarlo, y por lo que veo y a mi me toca, te ha salido genial.
Suerte.

MariluzGH dijo...

Pero qué belleza... tan simple que parece y lo difícil que resulta crearla. Gracias por contarme entre todos vosotros; es un privilegio, sinceramente :)

¡suerte!

dos abrazos

ps.
te vi en la prensa :)

Encarni dijo...

Aro vas a tener que poner otra ronda de vino tinto de Toro, para todos los concursantes y así convocar a las musas de verdad, esas que andan flotando y no se dejan caer con tanta facilidad.
Pienso como Mamé, menos mal que no se presentaron, porque menuda entrada te ha salido, si llegan a visitarte no te sale un soneto, te sale un romance. :-)
Gracias.

Un abrazo, y mucha suerte!!!

Mercedes Pinto dijo...

¿Pero cómo has osado pensar que Granada, mi amada Granada, que me vio nacer, y su embrujo iban a permitir que un artista como tú se llevara el papel en blanco?
Si hay una tierra con duende, magia, misterio y embrujo, es Granada. No se me ocurre un lugar mejor para escribir. Y si encima estás en su Sierra Nevada… Ya ves, al final te ha salido una carta homenaje a María Jesús y su concurso encantadora. Gracias, Aro, me llena de orgullo ver mi nombre escrito en tu casa, la cual respeto profundamente.
Un abrazo.

alma dijo...

Que bonito...Yo no llegué tan lejos. Tenía la foto y la primera frase. Hace dos semanas. Sigo teniendo la foto y la primera frase. Ya no me dará tiempo :) Quiero desearte mucha suerte, Aro. Ha sido un placer y un privilegio conoceros a todos. Un abrazo

Flamenco Rojo dijo...

Dicen que es verdad, que se oye hablar en las noches cuando hay luna en las murallas alguien habla. Nadie quiere ir en la oscuridad, todos dicen que de noche está la Alhambra embrujada por el moro de Granada.

Dicen que es verdad, que su alma está encantada por perder un día Granada y que lloraba. Cuando el sol se va, se le escucha hablar paseando su amargura por la Alhambra, recordando y llorando por Granada.
Los Puntos 1974

ARO juegas con ventaja en el concurso...las musas están de tu lado.

Un abrazo.

Genín dijo...

Es casi tan bonito como la propia Granada...
Suerte!
Salud

Montserrat Sala dijo...

Aro tu entrada, es preciosoa, limpia, inspirada, oportuna. te llevarà bien alto en los puestos de mayor puntuación. Te felicito muy sinceramente.
Un abrazo

FAYNA dijo...

!Caprichosa inspiración!
Cuando la buscas no la encuentras y sin esperarla se presenta en todo su esplendor.

Me ha gustado mucho tu relato, Aro.

María dijo...

Granada, siempre en mi pensamiento.
Que descanses amigo.

Jose Vte. dijo...

Me regocija y me emociona enormemente formar parte de esas musas inspiradoras en verde, que traviesas dejan para el amanecer lo que no encontraron en la noche granaina.
Sin duda jugaban con los leones de la Alhanmbra en otra noche mágica y a los pies de Sierra Nevada.

Muy buena entrada y muchas gracias por hacerme partícpe de este cuento.

Mucha suerte y un abrazo

nocheinfinita dijo...

15 musas te acompañaron en tu visita a Granada, y lo que te susurraron lo has escrito muy bello.

Mucha suerte Aro y gracias.

Besos

yraya dijo...

Pues para no tner inspiración te ha quedado redondo.
Mucha suerte y un abrazo

José Román dijo...

¡¡¡ Vaya... vaya... como escribe el amigo ARO...!!! Me sorprendes muy agradablemente; cada vez que te leo veo en ti un serio competidor. También yo tengo sorpresas...
Un abrazo.

Anusky66 dijo...

por los problemas de conexión, no pude comentar cuando leí la entrada durante el concurso , muchísimas gracias por acordarte de mi ( y de mi personaje) en tan hermoso homenaje a paradela.
Un besazo

Juanml dijo...

Aqui poniendome al dia en el Blog mas relajante e ingenioso que conozco, en esta traes un buen competidor que seguro llamara la atencion de todos (el final estuvo impactante), suerte y felicitaciones.

Kassiopea. dijo...

Aro, tienes razón pero no creas que sólo no paso por aquí. Últimamente casi no visito blogs por falta de tiempo que ahora tengo un horario muy malo. Pero no me olvido de los amigos.

Un beso.