Río Majaceite

Río Majaceite
Río Majaceite a su paso por El Bosque

23 sept. 2012

COCHES DE ÉPOCA

El amigo Mamé Valdés -vía correo electrónico- me pidió hace algo más de un mes unas fotos para ilustrar un cartel que pretendían hacer para divulgar una actividad que estaba organizando con amigos suyos, Ildefonso Rivera entre otros. Le envié unas cuantas fotos con vistas generales de El Bosque para que eligiesen y hace unos días me ha enviado un archivo con el cartel que han elaborado.


La actividad -como puede verse en el cartel- consiste en una concentración de coches clásicos en El Bosque, el día 6 de octubre. Así que ya saben los amigos blogueros que ese será un buen día para visitar el pueblo más bonito de la Sierra de Cádiz.

18 sept. 2012

A VUELTAS CON MI HUERTO

El otro día un amigo se extrañó de que yo me hubiera metido a hortelano. Le contesté que yo estudié el llamado bachiller laboral, entre cuyos asignaturas había una que se llamaba Agronomía (en tercero), otra llamada Cultivos (en cuarto) y otra denominada Enología (en quinto curso), y que antes de dedicarme a trabajar para todo el mundo menos para mí, también tuve mi huerto. Me contestó que le estaba hablando del tiempo de Maricastaña; hacía tiempo que no escuchaba esa expresión y cuando volví a mi casa puse en google "maricastaña" para saber su origen.



Allá por el siglo XIV, en Galicia, más concretamente en Lugo, vivió una rica terrateniente llamada María Castaña, casada con un tal Marín Cego. Al parecer la señora era de armas tomar y se sumó a las luchas de los hacendados contra los abusivos tributos establecidos por el obispo Pedro López de Aguiar. Cuentan las crónicas que María Castaña mató al recaudador de impuestos del obispo, un tal Francisco Fernández, y fue juzgada por ello y condenada a donar todos sus bienes a la catedral. Como se ve por la sentencia, el juez debió ser el propio obispo o algún pariente cercano, probablemente un tal Carlos Dívar. Sea como fuere, mi última experiencia como hortelano es antigua, pero no tanto como para calificarla del tiempo de maricastaña.



Para terminar de hablar por hoy del huerto, quiero decir que no sé los frutos que producirá, pero por lo pronto ha inspirado a Montserrat Sala un simpático y bello poema que dice así:



Vengo a deshacer entuertos,
los hay que al hablar de huertos
confunden el rastrillo con la azada,
y a estas alturas del guión,
también afiman que son legión,
cuando con la azada solo hay dos:
Jaume Vilalta y Arobós.

Maria Jesús, que si el vecino,
que si la hermana, que si el sobrino.
Yo solo voy al campo para fotografiar
lo que es pequeño, y habrá que cosechar
huerto hermoso, generoso, que no baldío,
al lado de la acequia, ¡viva el regadío!

Pero hombre, Arobos:
¿no sabes que llegó la modernidad
y que ya no se lleva cavar pedruscos?
Te vas a dejar la espalda con tantos surcos,
has de poner fin a tanta antigüedad.
y no cansarte como un burro, ¡qué atrocidad! 


Montserrat Sala

6 sept. 2012

MI HUERTO

¡Qué descansada vida
la del que huye el mundanal ruïdo
y sigue la escondida
senda por donde han ido
los pocos sabios que en el mundo han sido!



Del monte en la ladera
por mi mano plantado tengo un huerto,
que con la primavera
de bella flor cubierto,
ya muestra en esperanza el fruto cierto.








  
Y como codiciosa
de ver y acrecentar su hermosura,
desde la cumbre airosa
una fontana pura
hasta llegar corriendo se apresura.

Lo dijo Fray Luis de León y yo lo confirmo...

1 sept. 2012

LA ÚLTIMA VUELTA DEL SCAIFE

Me regaló este libro su autora, Mercedes Pinto, amiga bloguera y feisbukera. Me lo envió a través de un amigo común, y en la dedicatoria me dijo que esperaba que lo disfrutara "al menos la mitad que yo he disfrutado con la música, el paisaje y las gentes de El Bosque". El exceso de ocupaciones y preocupaciones -y otras lecturas pendientes- me han impedido hasta hace unos días su lectura. Ahora que ando sobrado de tiempo y me dedico a hacer lo que me place, lo he abierto, y desde sus primeras páginas lo estoy disfrutando, me ha enganchado su argumento y la manera de contar de Mercedes. Así que aún sin haberlo terminado de leer, ya recomiendo a todos la lectura de esta historia contada por su protagonista, "un judío que huye de Alemania, en los albores del nazismo, empujado por un amor imposible". (Ediciones Irreverentes)