Río Majaceite

Río Majaceite
Río Majaceite a su paso por El Bosque

21 ago. 2011

APADRINA2 POR LA MÚSICA

A Keto y Ana, hermanas de Güito.
A Chispa, su madre.
A Juan López, su padre.
A Güito, que está en la Huerta Majaceite.
Con el cariño de un amigo.

La música endulzó una noche cargada de sentimientos contradictorios: por una lado la alegría de estar continuando la labor de un ser querido, por otro la pena de no tenerlo allí presente. Todos los grupos que actuaron estuvieron magníficos, aunque estoy seguro de que me van a permitir que mencione especialmente a Luis Mengod, un saxo de lujo que subía una y otra vez al escenario -lo hizo con casi todos los grupos- y de manera genialmente improvisada en muchos casos, les aportaba guindas al pastel que ellos estaban ofreciendo.


Paco Cifuentes y los músicos que le acompañaron, bordaron esa hermosísima "Vieja canción francesa", una canción que Paco compuso a partir de un poema de Juan José Téllez, que se la ofrecieron a una cantante de primera fila y esta desechó, lo que habla muy poco en favor de los gustos musicales de esa cantante, porque la canción es una joya. El grupo de música pop "El Bosque" brilló también a la altura que se merecía la noche, José de Lola puso la nota de músicas más de la tierra, "Almadraba" nos trajo su repertorio basado en el romancero tradicional y Lucía Jiménez canciones de siempre que sonaron con el especial perfume que su voz les da.

En esta entrada aparece un vídeo resumen, pero en el lateral del blog, para aquellos que lo deseen, se pueden ver vídeos de los distintas actuaciones que pudieron disfrutarse la noche del 13 al 14 de agosto en el Festival Solidario que ha sido objeto de atención en esta página, un festival con vocación de repetirse en futuras ediciones y que, al parecer, el próximo año contará con alguna sorpresa importante.

Los Robledos, último grupo en actuar, no aparece en los vídeos, no porque el cámara no haya querido, sino porque las baterías de estos cacharros grabadores tienen el defecto de ser efímeras, y esta mía no se salva de ese defecto. Tampoco he podido poner imágenes de la charanga por la escasa luz de la zona en que actuaron.

17 ago. 2011

apadrina2 por la palabra

Nada de lo que ocurrió en el Festival Solidario hubiera sido posible sin la iniciativa y el esfuerzo de las hermanas de Güito, sin el trabajo voluntario de sus amigos, sin la colaboración prestada por el ayuntamiento y otras muchas empresas e instituciones y sin los cientos de personas que acudimos a esa convocatoria solidaria. Algunos de los amigos voluntarios que trabajaron en la organización aparecen en el vídeo de abajo; otros no, porque el ojo del cámara no es ubícuo; pero desde estar detrás del mostrador sirviendo bebidas y comidas, hasta pegar carteles anunciadores, colocar tableros para las tiendas solidarias, comprar suministros, vender entradas, pedir, acarrear, montar... hicieron todo cuanto imaginarse pueda para hacer posible que la noche fuera un éxito.

Ana, hermana de Güito, presentó el proyecto apadrina2:
Luego les llegó el turno a los poetas:

Y para cerrar, diversos grupos, distintos estilos musicales, prolongaron la noche hasta más allá del canto del gallo; pero a los músicos les vamos a reservar una próxima entrada, exclusivamente para ellos, porque se la ganaron a pulso.

14 ago. 2011

UNA NOCHE EN TORNO A GÜITO

La luna llena también vino, casi de las primeras; asomó por las crestas del Tajo Colorao y ocupó un lugar de privilegio. Desde su asiento pudo ver cómo el recinto se fue llenando de gente que venía a reunirse en torno a la memoria de un amigo y en torno a una causa. La noche estuvo, como la luna, también llena de emociones, de gestos solidarios, de alguna lágrima reprimida por la voluntad de que el acto no fuese un lamento, sino un compromiso con la esperanza y con el proyecto que Güito abrazó en los últimos años de su vida y al que todos quedamos enganchados desde esa noche, 13 de agosto, cumpleaños de quien nos convocaba; 35 hubiera contado. El escenario se fue poblando de músicas y palabras, de poetas y músicos que vinieron a entregar lo que dentro traian, a cambio del mejor salario que cobrarse pueda: el amor de un público solidario que, junto a ellos, estaba entregando parte de sí mismo a personas que, a miles de kilómetros, necesitan que les hagamos llegar un rayo de esperanza.

Hubo momentos cumbres, uno de ellos el que puede verse en el vídeo de abajo, cuando Joaquín Sabina, amigo de la familia de Güito, subió al escenario a explicar su presencia allí y a leer dos bellísimos poemas, uno de ellos escrito para la ocasión.


Otros momentos estelares hubo a lo largo de este festival solidario, que vendrán a esta página en cuanto estén elaborados; es decir, CONTINUARÁ.

9 ago. 2011

EL GÜITO


Juan López Atero, el Güito para todos, pudo haber sido uno más, un joven de familia de clase media, con estudios superiores y con perspectivas laborales interesantes. Pudo haber sido un joven bien instalado en una sociedad que se le ponía a sus pies; pero no, a este joven bosqueño y universal no le bastaba con eso, quería cambiar el mundo, pero no de la manera habitual que muchos practican: expresando opiniones radicales en sus círculos de amistad, alardeando de ideas progresistas, haciendo esas políticas de salón que en nada concluyen... El Güito se remangó y, junto con su amigo Cayetano y su amiga Martha, constituyó una asociación con el objetivo de ayudar a jóvenes sin recursos económicos de las comunidades más pobres de la región del Cuzco.


Su labor se vio truncada por una terrible enfermedad, que, a sus 35 años, se lo llevó. Fue el pasado 16 de mayo, una jornada de inmenso dolor que a todos nos hizo sentir la crueldad con que a veces nos trata la vida. Pero no quiere ser esta entrada una página de nostalgia y tristeza por esa muerte, sino de esperanza y de alegría porque el proyecto de Güito no ha muerto: sus hermanas, Eloísa y Ana, y sus amigos han cogido el testigo y continúan ese proyecto llamado apadrina2 y que cuenta con su página web: www.apadrina2.org


Con el objetivo de recaudar fondos para la causa, sus hermanas y ese grupo de amigos han impulsado un festival solidario que se va a celebrar el próximo día 13 de agosto. La entrada, 6 euros; la fila cero, para quien no pueda venir y quiera colaborar, 4 euros. (Los de la fila cero no verán el concierto en directo, pero sí dispondrán de un vídeo resumen en este blog días después). Las entradas y colaboraciones pueden adquirirse en interentrada.com


Actuarán con su música o con lectura de poemas, el grupo local El Bosque, Paco Cifuentes, Los Robledos, José de Lola, David Bastidas, Juan José Téllez, Benito Sagredo, Lucía Jiménez, Carmen Tizón, Nieves Vázquez y contaremos con la presencia solidaria de Joaquín Sabina, que leerá un poema escrito para la ocasión. Todos los intervinientes lo hacen de manera totalmente gratuita, por lo que la recaudación se destinará íntegramente a la asociación.

8 ago. 2011

UNA HISPANO OLIVETTI

En la reciente visita a Paradela, Mariajesús me ha regalado una antigua máquina de escribir en recuerdo de una entrada que hice con motivo de uno de los concursos que el año pasado ella convocó. En aquella ocasión, relaté unos hechos reales a partir de la foto de una máquina que en el concurso se proponía como elemento motivador. La máquina que Mariajesús me ha regalado es esta, similar a la que formó parte de aquel relato, una HISPANO OLIVETTI modelo Studio 46,
y el relato que ha dado lugar a este obsequio es este que se reproduce a continuación:

NOCHE DE LUZ, NOCHES DE SOMBRA

Aquella noche de reyes mi hermano y yo no dormíamos. Nuestros corazones latían deprisa y nuestros ojos parecían más de liebres que de niños, abiertos de par en par, salpicados de interrogantes. No hablábamos, porque si los Reyes nos oían no querrían entrar en un hogar en el que vivían tan desobedientes criaturas. Llovía, hacía frío, ¿cómo entonces podía ser que tan misteriosos y generosos personajes anduviesen por ahí montados en camellos, cargados de regalos?, pensaba yo mientras intentaba conciliar un sueño imposible. La lluvia parecía llamar a la ventana y el ligero resplandor de luna llena que el tapaluz dejaba entrar, me permitía ver la ilusión en los ojos de mi hermano. En la habitación contigua se encendió una leve luz y los perlados cristales de la puerta de nuestro cuarto se adornaron de reflejos amarillentos. Dos sombras pasaron sigilosamente. Eran los Reyes Magos. No podía ser nadie más, porque nuestros padres habían dicho que todos nos teníamos que ir a dormir y que nadie podía hablar ni moverse de la cama hasta el amanecer, hasta que los cantos de los pájaros nos despertasen... Se apagó la luz de la habitación contigua y todo quedó a oscuras.

-¿Los has visto? –susurró mi hermano.

-Sí. Eran dos. El otro se habrá quedado en la calle con los camellos. ¿Qué nos habrán traído?

-Han ido al lavadero. Yo he escuchado el ruido que hace la puerta al abrirse. Allí nos han dejado los regalos.

-¿En el lavadero? ¿Nos levantamos y vamos a verlos? –le propuse.

-No. Cállate. Tenemos que esperar a que amanezca.

Los minutos pasaban como parsimoniosos escarabajos negros; las horas eran tortugas gigantescas. En la calle sonaban húmedas brisas, rápidos pasos en busca del descanso. Un gallo cantó a lo lejos. Una, dos, tres veces. Debí dormir algún tiempo porque recuerdo que soñé con una bandada de búhos que, posados en el tejado, con sus despampanantes ojos iluminaban la oscuridad de la noche y convertían prematuramente en sol la luna. Los pájaros -por fin- llamaron a nuestros tímpanos, y nuestros párpados se abrieron felices; los tenues suspiros del alba iluminaban las rendijas del tapaluz. Corrimos hacia el lavadero con las pupilas relampagueando chiribitas. Allí, en el poyete, un libro de cuentos de Christian Andersen reposaba sobre una flamante máquina de escribir marca “Hispano-Olivetti”. Eran nuestros regalos.

..............

Pasaron años, muchos años desde aquella noche. Un rayo de muerte había invadido las células de mi hermano. Él yacía en su cama. La quimio no había podido parar aquella invasión de negras miradas opacas. Yo le tenía cogida la mano. Él me preguntó:

-¿Tú crees que me moriré?

En ese momento pasó por mi memoria aquella lejana noche de reyes.

-No –le contesté, aunque “” debió ser la respuesta.

Poco después una ambulancia nos llevó al hospital "Puerta del Mar", a la habitación 860, mis ojos empapados en la lluvia de aquella lejana luna de reyes. Allí, en aquella fría habitación, esperamos durante tres noches la llegada de unos Reyes Magos que vinieran a regalarle unos años más de vida; pero no vinieron.

3 ago. 2011

"TODA UNA VIDA" CONTADA EN FOTOS: CONCURSO PARADÉLICO

Esta entrada, que participa en el concurso que desde Paradela se convoca, fue elaborada hace unos días y se dejó programada para que apareciera posteriormente, en los días en que el concurso está abierto a la participación. La razón es que en esos días, su autor andará lejos de su ordenador, probablemente por tierras gallegas, castellanas o en las Asturias de Oviedo, desde donde puede que asista al espectáculo que cada mes los participantes nos damos.

Son fotos de paisajes humanos que habitan en la memoria familiar de la convocante, subrayadas por una banda sonora que las intenta realzar: espero que os gusten.



2 ago. 2011

BOSQUEÑOS EN VETUSTA

Todos los que adivinaron o adivinaron a medias las cuestiones planteadas en las dos entradas anteriores, tienen el premio completo; pero es condición sine qua non que nos encontremos en algún lugar del planeta. Y eso no es cosa difícil, porque el mundo es un pañuelo, cosa que he podido comprobar hoy personalmente. Me explico.


Andábamos por la ciudad de Oviedo, la Vetusta de Clarín, bajo una finísima lluvia, casi imperceptible, cuando, al pasar bajo el arco que bajo el Ayuntamiento da paso a la Plaza que lo alberga, veo caras conocidas. ¿Quién dijo que es difícil encontrar una aguja en un pajar? Ahí, en la foto de abajo, nos pueden ver posando para que los incrédulos no tengan más remedio que creerse que tamaña casualidad se ha producido.

Foto tomada el día 2 de agosto de 2011, a mediodía
Un grupo de bosqueños en Oviedo

1 ago. 2011

MIRANDA DO DOURO

"Catedral" de Miranda vista desde el Duero

Ese es el lugar: Miranda del Duero, un pueblo de Portugal, fronterizo con España, en el que se habla portugués y mirandés, una lengua semejante al asturleonés. Así que todos los acertantes tienen derecho al premio ofrecido en la entrada anterior. Es un pueblo bello, sobre todo por la naturaleza que lo rodea y el río que le besa los pies. El paseo en barco, muy agradable, y la monitora que va explicando todos los aspectos (fauna, flora, historia, usos del territorio...) de aquel espacio protegido, muy didáctica y agradable.


El Duero visto desde Miranda