Río Majaceite

Río Majaceite
Río Majaceite a su paso por El Bosque

13 nov. 2011

LA RUTA DEL MADROÑAL: UNA HERMOSÍSIMA CAMINATA

A las 10 nos habíamos dado cita en la plaza y allí nos encontramos. Un cielo gris y alguna ráfaga de viento presagiaban un día algo desapacible. Nos montamos en varios coches y salimos hacia la Mesa de la Encina, lugar desde el que iniciaríamos la ruta a pie. El cielo se iba poniendo más azul. Las nubes formaban un inmenso rebaño que se alejaba llevado por el viento. Iniciamos la caminata, poco después el amigo Pepe Juárez nos detuvo bajo las ramas de una encina centenaria y nos habló del árbol que en ese momento a todos nos cobijaba. El día se había tornado apacible.

El primer tramo, el más duro, lo recorrimos haciendo algún que otro breve descanso junto a los madroños que nos salían al paso.

Estos frutos que se ven en la foto, primero los fotografié y luego me los comí. Estaban deliciosamente dulces. En la Cueva de la Terriza realizamos la primera parada. Entramos en ella. Recordé que de niño hicimos más de una diablura en sus entrañas: la recorríamos sin más luz que unas cerillas, sin más guía que nuestro propio instinto.


En la puerta de la cueva, Pepe nos habló de cómo se propagan los plantas silvestres.


Continuamos después la ruta y penetramos ya en el bosque de madroños, miles de ejemplares de esta especie que mantienen siempre en sombra todo aquel espacio y que solo dejan entrar rayos de sol de vez en cuando, por entre sus ramas, creando maravillosos juegos de luces.


Después de atravesar el madroñal, se divisa el paisaje que abajo puede verse.


Al final del camino de ida, un tentempié, comentarios, fotos y la visita de una amiga a la que le habíamos invadido el territorio.


(Mamé Valdés y Sema, que habían insinuado que quizás vinieran a hacer esta ruta, no vinieron. Ellos se la perdieron.)

21 comentarios:

El tejon dijo...

Que bonita la ruta entre los madroños, un árbol que muchos desconocen que se pueda encontrar en los acantilados de la zona oriental de Cantabria pegados al mar.
Saludos.

Cabopá dijo...

Una excursión magnifica, lo demuestran esas foticos tuya tan buenas e ilustrativas de tus palabras...¡Anda que comerte el fruto silvestre! Menos mal que antes lo fotografiaste....
Besicos.

asaborido dijo...

Los fotografié y luego me los comí XD qué arte!

MAMÉ VALDÉS dijo...

Siento mucho no haber ido, pero me fue imposible y después de ver las fotos y los videos me arrepiento aun más, la próxima espero no faltar, un gran saludo, y mucha envidia sana....

josefina dijo...

Bonita caminata y preciosas fotos.
Un abrazo

Mercedes Pinto dijo...

Pues sí, Mamé y Sema se lo perdieron, y yo también, qué puñetas. Con lo que me hubiese gustado a mí escuchar a Pepe Juárez hablar de la encina centenaria, y con lo que me gusta caminar. Bueno, algo he disfrutado, aunque sea virtualmente. Y quien sabe, tal vez algún día...
Venir a tu casa es dar un agradable paseo por la naturaleza con buena gente.
Gracias.
Un abrazo.

Flamenco Rojo dijo...

Lo mío tiene más pecado porque estaba por El Bosque y un compromiso ineludible me impidió ir a la excursión...Habrá más y no me la perderé.

Un abrazo.

Pd.- La foto de la cabecera es espectacular.

José Román dijo...

Una hermosa caminata amigo ARO; me hubiese encantado hacerla con vosotros... Las fotografias son preciosas.
Un abrazo.

José Román dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cantares dijo...

Es una delicia visitarte.
Hoy no puedo ver el video, volveré
Besos

Genín dijo...

Me has recordado el aguardiente de Madroño, los portugueses lo hacen muy bién!
A mi me gusta porque no tiene ese saborcito del orujo que a mi no me gusta, y bebido con generosidad, incluso, no deja resaca...
Las fotos dan ganas de vivir...
Salud

Ligia dijo...

Una ruta preciosa según desprende tu relato y los videos que acompañas. Gracias por compartirlos. Abrazos

Arantza G. dijo...

Harta de tanto coche, ruido y polución, estos paseos, aunque sean virtuales, ayudan al alma a recomponerse. Gracias
Un beso

Anusky66 dijo...

que bello paseo!!
así da gusto pasear de forma virtual con tan buen guía y bellas imágenes.

Unbesazo

mariajesusparadela dijo...

Me encatan los madroños: qué envidia me das!

Eastriver dijo...

Me han impactado las fotografías, esos árboles... Conoces bien tu territorio, lo cual significa que eres hombre sensible, aunque yo ya lo sabía. Aro, un abrazo grande, amigo...

Encarni dijo...

Que excursión más bonita, Aro, yo tengo el corazón dividido entre estos parajes que nos muestras y el mar, por eso disfruto de estas fotos y de los videos claro, todo un regalo para la vista.

Un abrazo.

tecla dijo...

La fruta del madroño es una fruta deliciosa. En catalán la llaman cirereta del bosq. (Cerecita del bosque) Me gusta este nombre. Expresa cariño y ternura hacia ella.
Los de mi huerto como no ha llovido, están algo resecos. Espero que con la que está cayendo se hayan recuperado.

Juanml dijo...

Vaya que gran disfrute poder participar de esas instructivas caminatas, y veo que el tiempo ayuda a que sean perfectas. Un saludo y salud a todos para que participen de muchas mas.

Thornton dijo...

Qué magníficos paisajes y qué bosque de madroños. Por aquí escasean, aunque tenemos uno en Jumilla, en el convento de Santa Ana, que aseguran los frailes que tiene más de mil años.

Un abrazo.

María Socorro Luis dijo...

Los madroños, cuántos comí de niña... Y ahora tantos años sin verlos.. Me encantaba sobre todo esa piel rugosa y su sabor agridulce tan especial...

Eres afortunado, disfrutar así del campo.

Abrazos