Río Majaceite

Río Majaceite
Río Majaceite a su paso por El Bosque

27 ago. 2010

MENSAJES DEL OTOÑO


Llueve esta tarde
y busco en el agua
los poros de tu existencia.
La lluvia cae
y repiquetea en los tejados
palabras que no conozco.
Te busco, Dios perdido,
más allá de estos cristales
que me separan del viento.
Te busco, me buscas,
y ni me encuentras ni te encuentro.

24 ago. 2010

PACO DE LUCÍA

La tarde amenazaba tormenta. Negros nubarrones llegaban desde el oeste. La sierra esperaba que el agua viniera a recorrer sus laderas; la campiña enseñaba sus labios sedientos y los reflejaba en el parabrisas del coche. Sobre Jerez volaban aires de otoño y la luz vestía presagios de lluvia; pero finalmente la borrasca no quiso enturbiar la noche en que Paco de Lucía venía a empapar el aire de la plaza de toros de Jerez de arte y de arpegios imposibles. Y no vino solo. Llegó con magníficos acompañantes: al cante, Duquende y David de la Jacoba; al baile, el Farru; en la percusión, el Piraña; con armónica y teclado, Antonio Serrano; y con el bajo, Alain Pérez.

Paco es Premio Príncipe de Asturias de las Artes, Premio Nacional de Guitarra de Arte Flamenco, Doctor Honoris Causa por la Universidad de Cádiz y cuenta con un sinfín de reconocimientos más. Este año lo han visto dar conciertos en Sarajevo, en Berlín, en Roma, en Moscú, en Bruselas, en mil lugares... Nació en Algeciras, la ciudad en que el Mediterráneo inicia su camino hasta Estambul.

21 ago. 2010

"SUMMER TIME": POESÍA EN LA PLAZA

El pasado viernes día 20, la plaza se llenó de poesía: unos la leyeron, y otros la cantaron y pintaron. De esa hermosa tarea se encargaron unos cuantos artistas bosqueños: Paco Cifuentes, Luís Mengod, Miguel "Barry", Matías Ramírez y Eloísa López, y un gaditano de toda la provincia, Juan José Téllez.  Aquí debajo se pueden ver las evoluciones de una joven pintora que puso a bailar sus pinceles al ritmo de la música hecha por Paco Cifuentes.

19 ago. 2010

LA CASERÍA DE OSSIO

Es un barrio y un poblado de pescadores, en San Fernando, al que llegan las barcas cargadas de pescado. Junto al embarcadero, unos chiringuitos, plantados en la orilla, convierten lo que las barcas traen en ricos manjares, que se saborean mirando al mar, sobre unas pequeñas terrazas que ofrecen unas magníficas vistas de la Bahía de Cádiz y desde las que se ven unos atardeceres indescriptibles, es decir que hay que ir allí para valorarlos en sus justos términos. Fui hace unos días y presencié la puesta de sol; tengo que volver para traérmela otra vez en el alma y esta vez también en la cámara, que la vez anterior no la llevé y no puedo, por tanto, reproducirla aquí, para desgracia de los que no la conocéis. Aunque un amigo sí hizo unas cuantas fotos con su magnífico teléfono móvil, me las ha enviado a mi correo y aquí podéis ver el breve reportaje.

16 ago. 2010

PAISAJES URBANOS

Con imágenes de una calle de El Bosque y un fragmento de estas lentísimas "Sevillanas de la vida", de Estrella Morente, hacemos en esta ocasión una entrada refrescante, que también debe servir de homenaje a las mujeres de la calle Almería, que siempre tienen estos rincones como pueden verse en el montaje audiovisual de abajo. Estas sevillanas no pueden ser más expresivas y tan bellas como las flores de Anita.



"Libérame, libérame
libérame, libérame.
Libérame de lo negro,
lo sucio, lo muerto,
lo falso, lo necio.

Y dame el son de los campos;
de Cái, lo blanco
y el azul del cielo.

Libérame del perdón
de los que nunca sintieron;
de los que no ven amor,
de los que son embusteros,
libérame, libérame, libérame."

12 ago. 2010

AGOSTO

Trabajar en agosto es un calvario porque toda actividad -o casi toda- queda como en una pausa expectante, todo se transfiere a septiembre (excepto en Paradela de Coles). Llames donde llames, vayas donde vayas, te recibe no el muy antiguo "vuelva usted mañana", sino el moderno "vuelva usted en septiembre". Por eso los que intentamos hacer algo en agosto, desesperamos.
Y hablando de agosto... El nombre de este mes tiene más de dos mil años. En aquellas calendas, vísperas de nuestra era, Cayo Julio César Octavio -Octavio para los amigos- pensó que él no podía ser menos que Julio César, que había dado nombre al otro mes plenamente estival. Así que -ni corto ni perezoso- tomó el título que le había otorgado el Senado romano, Augustus, y se lo incorporó a su ya muy compuesto nombre y, de paso, bautizó con él a nuestro mes vacacional por excelencia.

En el calendario romano, el año daba comienzo en marzo; así que el hoy conocido como agosto, sexto mes del año entonces, por obra y gracia de este envidioso emperador, perdió su antiguo nombre, sextilis, para pasar a llamarse augusto. Y no quedó ahí la cosa. Como sextilis, en aquel calendario romano, tenía 29 días, y julio treintaiuno, Octavio Augusto quitó y puso días a otros meses para que su mes pasase a tener también los mismos treintaiún días que julio. No iba a ser él menos que su padre adoptivo Julio César. Pa chulo Julio César, chulo Octavio Augusto.

8 ago. 2010

EL CANTE FLAMENCO

Aurora Vargas, en El Bosque. Verano de 2006

El flamenco, que ha sobrevivido a años de desprestigio, luce hoy entre las manifestaciones culturales de primer nivel. Hay una fuerte campaña institucional y popular que apoya su declaración como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, a la que si lo deseas te puedes sumar pinchando en el enlace anterior.

Asisto, cada vez que puedo, a conciertos de cante flamenco. Hay una cantaora que, para mí, en estos momentos, cuenta con la voz que mejor interpreta este arte. Se trata de Aurora Vargas, una gitana que espolea el aire cuando abre su boca para cantar.

En el Baluarte de la Candelaria, en Cádiz, Aurora dio el 22 de julio pasado un recital para guardar en la memoria. Su voz gitana, impregnada de duende, revoloteó por entre las palmeras de la noche y bajó a los corazones de un público que la escuchó con devoción. La acompañaban a la guitarra Diego Cabello y a las palmas el Eléctrico y Rafael Junquera.

Los palmeros también hicieron su aportación a la flamenca noche y junto con Pansequito, marido de Aurora, genial cantaor también, convirtieron la última parte del concierto en una fiesta que acabó como pueden ver aquí debajo.

5 ago. 2010

CONCURSO DE PARADELA

"Dios te dé salud y gozo
y casa con corral y pozo."


En un lugar de Galicia,
Paradela por más señas,
vive una reina blogueña
que no peca de avaricia.

Con mil euros ha dotado
sus concursos literarios.
Con tal premio dinerario,
¿quién no se siente tentado?

Pongámonos por tarea
engarzar algunos versos,
con el lenguaje más terso
que la mente nos provea.

Partiremos de una foto;
la del pozo, por ejemplo,
y rápido como el viento,
sin generar alboroto,
nos irá creciendo un cuento
con el que participar
en el colesiano invento:

"En Paradela de Coles,
do crecen sabrosas frutas,
hay un pozo misterioso
en el que beben las brujas.

Bajan sedientas buscando
los reflejos de la luna,
el pozo abre el brocal,
ellas entran en la gruta.

Brujas hay que vierten lágrimas
cuando menguada es la luna;
el pozo bebe de ellas
hasta que el sol las alumbra.

Cuando Selene está llena,
beben y se catapultan
al viento para pelear
por ganarse la tenuta*;
cabalgando sobre escobas,
en el cielo se dibujan
y entre hechizos y conjuros
dirimen sus mil disputas.

Batallas libran sin premio
porque la suerte está echada;
por mucho que deliberen
la tenuta está ganada
por María Jesús Fuertes
que es mujer de artes sobrada.


*Tenuta: Posesión de los frutos, rentas y preeminencias de algún mayorazgo, que se gozaba hasta la decisión de la pertenencia de su propiedad, entre dos o más litigantes.

Si alguien no sabe de qué va esta historia y quiere informarse, puede hacerlo pinchando AQUÍ.

2 ago. 2010

MOROS Y CRISTIANOS


A Paco Chacón, benamahometano
de pro, que ha muerto demasiado
pronto.
(La foto nos la hicimos en las
fiestas de Benamahoma,
el año pasado.)

El primer fin de semana de agosto, el olor a pólvora invade las calles de Benamahoma. Moros y cristianos entablan una peculiar guerra para dilucidar cuál de los dos bandos se queda para sí con la imagen del santo patrón del pueblo, San Antonio. Ocurre que esta incruenta contienda se libra en dos batallas, una el sábado y otra el domingo de las fiestas; en la del sábado los moros acaban llevándose el santo al agua y en la del domingo son los cristianos los vencedores. Diálogos inverosímiles, trabucazos al aire, sonido de espadas que arañan el suelo... todo un rito que se reproduce cada año.

Ese mismo rito se volverá a repetir este próximo fin de semana. Pero va a faltar a la cita el inefable Paco Chacón, en cuyo recuerdo hago esta entrada. Paco vivía las fiestas de su pueblo intensamente. Hace un año yo las viví casi hora a hora y tuve ocasión de estar con él algún rato y de escuchar su siempre ingeniosa conversación. Este año él no está, se fue a temprana edad para no volver. Pero seguro que los que le teníamos aprecio lo seguiremos viendo en las esquinas de su pueblo natal, asomado al balcón de su casa, azuzando a moros y cristianos a la pelea, y recordaremos sus frases lapidarias y jocosas. La fiesta seguirá, como ocurre con todo en la vida, pero tener un recuerdo para los que se fueron es hacerlos nuestros y darles vida. Y eso he querido hacer.