Río Majaceite

Río Majaceite
Río Majaceite a su paso por El Bosque

9 dic. 2009

COMENTARIOS SOBRE LO DIVINO Y LO HUMANO

Un día como hoy de 1971, Pablo Neruda, el gran poeta chileno, recibió el premio Nobel de Literatura
Flor de la jara


Hace muchos años, Chile tenía una voz y una guitarra que llevaban nombre de arbusto, un mismo nombre para ambas: Víctor Jara. El dueño de esa voz y esa guitarra era hijo de unos humildes campesinos, militaba en la izquierda chilena y apoyaba al gobierno transformador de Salvador Allende. Eso, entonces, para los usurpadores de la vida, constituía un pecado mortal, un delito de lesa patria.
En septiembre de 1973, un viento de negras entrañas se levantó y arrasó la esperanza del pueblo chileno. Víctor se hallaba en la Universidad donde trabajaba, con un numeroso grupo de estudiantes y profesores. Allí permanecieron todos encerrados como gesto de apoyo al gobierno legítimo de Allende. La policía lo detuvo y lo condujo al Estadio Chile, hoy bautizado con el nombre de Víctor Jara (a él se le recuerda así y de otras muchas maneras; su nombre permanece en nuestros labios; el de sus asesinos está en el cubo de la basura de la historia).

En aquel estadio deportivo, convertido en inmensa cárcel, fue torturado y acribillado. Y se le arrojó luego a un agujero inmundo, de donde manos amigas le rescataron. Su viuda pudo después darle clandestina sepultura.

Estos días pasados se le ha rendido homenaje al cantautor chileno y su cuerpo ha sido trasladado nuevamente al Cementerio General de Santiago en medio de un ambiente festivo, como en vida él deseó ser enterrado cuando le llegara su hora. Quede la flor de jara que encabeza esta entrada a los pies de lo que nadie pudo matar, su música y sus versos.

11 comentarios:

Alfonso dijo...

Grande como él mismo. Me enseñó a desalambrar. Saludos.

MAMÉ VALDÉS dijo...

Las pistolas disparan y a las palabras matan, el poeta ruge y el fiero león maúlla, el poder tiembla y se tambalea cuando los pobres rechinan los dientes, desaparece el miedo y por las rendijas de las esquinas aparece desesperadamente el valor, las cadenas y barrotes ya no hacen prisión, si las ideas se unen con una misma razón. Un saludo.

luciernaga_poeta dijo...

Aro, imaginarás lo emocionada que estoy en tus letras, este homenaje a Victor Jara nuestro cantautor .
Su voz sigue en el aire de ésta su patria amada. Su pueblo aún llora su sangre tan injustamente derramada.
Gracias Aro, siempre he sentido tu calidad humana y es por eso mi gratitud y cariño.
Cecy

Menda. dijo...

Los grandes siempre estarán en el recuerdo del pueblo. Preciosa entrada, Arobos.

Arantza G. dijo...

Precioso recuerdo a un poeta que me tiene encandilada desde hace mucho, mucho tiempo.
Tu tierra, maravillosa, como siempre.
Granada, apasionante.
Besos

mariajesusparadela dijo...

Has dicho todo: su nombre sigue en nuestros labios. Sus asesinos morirán en la ignominia de saberse asesinos.

PARISINA01 dijo...

Hola besos y saludos, depues de algún tiempo,pasare mas tarde a leerte.

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Aro:

Recuerdo aquellos terribles días como si fuesen ayer... y aún tarareo sus canciones.

Saludos.

__MARÍA__ dijo...

Victor Jara, Violeta Parra... mi juventud ha estado llena de estos genios, que nos hacían creer que otro mundo mejor era posible...
¿Qué hemos hecho con todas nuestras ilusiones?

AZAHARA dijo...

Que entrada-dedicatoria tan linda...

azul dijo...

Precioso homenaje el tuyo y como bien dices, de alguna manera murió el cuerpo pero nos dejo en sus versos su alma

Un abrazo