Río Majaceite

Río Majaceite
Río Majaceite a su paso por El Bosque

27 oct. 2009

PASEOS POR... LA SIERRA DE CÁDIZ

Grazalema y los bandoleros
Desde hace tres años, el pueblo de Grazalema viene rememorando los hechos que allí acaecieron en torno a la figura de un famoso bandolero, José María el Tempranillo, que anduvo por las sierras andaluzas en el primer tercio del siglo XIX. Durante tres días, se dramatizan los acontecimientos más memorables: la boda del Tempranillo con su novia; el trágico parto de esta; la huida del famoso bandolero portando el cadáver de su esposa y al recién nacido... en fin, toda aquella historia de leyenda que sucedió hace ya mucho tiempo y que se recuerda en un ambiente festivo y de participación ciudadana realmente impresionante.

El personaje central de esta historia, José María Hinojosa "El Tempranillo" (1805-1833), fue un jovencísimo bandolero de quien el escritor francés Prosper Merimée llegó a decir que si en España mandaba el Rey "en Sierra Morena mandaba "el Tempranillo". Por razones un tanto confusas, este vecino de Jauja mató a un paisano, probablemente en un duelo por disputas amorosas, y ello le obligó a huir de la Justicia y echarse al monte. Anduvo enrolado en diversas trupes de bandoleros, hasta que él mismo creó la suya propia. En 1825, catorce hombres le seguían; llegó a contar hasta con cincuenta y se convirtió efectivamente en el rey de Sierra Morena; controlaba todos los pasos de la sierra y todo carruaje que quisiera pasar por ella había de abonarle el correspondiente "peaje".
A pesar de todo no fue un bandolero sanguinario. Tenía fama de cortés: a las mujeres les ofrecía el brazo para ayudarles a bajar del carruaje que las transportaba, las llevaba a la sombra de algún árbol y cortésmente les robaba los anillos mientras les decía que "sus manos eran tan bellas, que no necesitaban aquellas alhajas" para adornarlas.
Pues bien, este personaje se casó con una joven gaditana, María Gerónima Francés, natural de Torre Alháquime; ella quedó embarazada y el día 6 de enero de 1832, en un cortijo de Grazalema, se puso de parto; descubiertos por la guardia -los llamados migueletes-, el Tempranillo fue sorprendido en el caserío donde se encontraba con su mujer; la casa fue rodeada, y entre los disparos de los asediadores y los asediados, María Gerónima murió de terror durante el parto; el osado bandolero se amarró su cuerpo muerto a la espalda y al recién nacido en la faja, y logró escapar del asedio galopando en su caballo entre los disparos de los sitiadores.


Esta historia es la que Grazalema cada año recuerda mediante la escenificación de determinados hechos, y en esa multitudinaria representación participa de una u otra forma todo el pueblo.


12 comentarios:

Arantza G. dijo...

Que bien lo cuentas.
Me estaba quedando embobada al leer.
La verdad es que lo estaba viendo.
Un beso.

*¿Sabes el título de algún libro sobre la historia de ese bandolero?

belijerez dijo...

La historia que no cesa...necesitamos de algún que otro Tempranillo a ver si pone orden de nuevo.

Te quedó el post precios. Gracias.

arobos dijo...

Arantza, hay un libro titulado "El bandolerismo en Andalucía", de José Santos, en el que se narran hechos de la vida de diversos bandoleros, entre otros de este famoso Tempranillo. Un saludo y gracias por tu visita.

Belijerez, gracias por darme tu opinión y por tu visita. Un saludo.

Alfonso dijo...

Perfecta la historia, recuerdo los artículos de un profesor mío, el historiador de Arcos, Pérez Regordán, que publicó una seríe muy larga sobre la historia del bandolerismo en la sierra.

Arantza G. dijo...

Gracias por la información.
Beso

MAMÉ VALDÉS dijo...

Muy bueno el comentario y magníficas las fotos y el video, ha sido simpático ver a Joaquín Ramón y a Sema en los papeles de curas, el año que viene no me lo pierdo, un saludo.

Isa dijo...

Extraordinario montaje y unas fotos y comentarios estupendos. Enhorabuena.

Menda. dijo...

Pues tiene que ser todo un espectáculo. Por Dios, qué colorido!!!

Anónimo dijo...

Antonio, eso foto de nuestro amigo Antonio Mateo es genial, un abrazo para el y otro para el reportero.Un poblaor.

María Socorro Luis dijo...

Has hecho una hermosa narración. Muy interesante la historia de los bandoleros y que se siga rememorando.

luciernaga_poeta dijo...

Aro, hay un mix de sentimientos al leerte, por un lado la magnífica forma de narrarlo y las imágenes y por el otro la historia con su trágico desenlace. Me encanta venir a tu blog, aprendo, me conmuevo y conozco los pueblos sus costumbres e historias. Un saludo y siempre mi gratitud contigo.
Cecy

Sonia Schmorantz dijo...

O culto às tradições é uma virtude, sempre muito bonito!
Um abraço