Río Majaceite

Río Majaceite
Río Majaceite a su paso por El Bosque

1 jun. 2009

PASEOS POR... SIERRA MÁGINA

Cambil

Enclavado en la comarca de Sierra Mágina, Cambil es un municipio de algo más de 3.500 habitantes, atravesado por un pequeño río sobre el que las autoridades locales quieren intervenir para cobijarlo, decisión que en estos momentos nutre la polémica política local entre los distintos partidos y entre la población.
Uno de los viajeros en esta escapada a Sierra Mágina buscaba raíces en Cambil, porque un bisabuelo suyo había sido secretario de su Ayuntamiento y había fallecido en este pueblo allá por el año 1909. Con tal motivo, nos dirigimos a la Casa Consistorial para tratar de encontrar allí algún archivo que nos diese información sobre tal personaje. Nos recibió el actual secretario municipal, un hombre muy ocupado en aquel momento, pero que nos atendió en la medida que pudo. Repasamos varios libros de acta de principios de siglo, pero no encontramos nada que tuviese relación con aquel antiguo secretario al que le andábamos siguiendo la pista.
Le pedimos al secretario que nos indicase cómo podíamos encontrar el posible lugar de enterramiento de este lejano antecesor suyo. Nos remitió a un tal Paco el Peque, que al parecer conocía con pelos y señales a todos los enterrados en el cementerio local, debido a que había sido durante muchos años el cuidador del sagrado recinto. Preguntamos en el pueblo por la dirección del Peque -a quien todo el mundo conocía- y llegamos a su casa. No estaba. Nos dirigimos, pues, al cementerio para allí buscar al tun tun, entre los numerosos enterramientos, el que correpondiese al bisabuelo buscado.
Imposible. Después de muchas vueltas por aquel recinto exquisitamente cuidado, preguntamos a un señor que allí se encontraba regando los jardines del camposanto, a ver si nos podía orientar en nuestra búsqueda; nos dijo que si alguien podía darnos alguna información sobre tal cosa, ese era el Peque. Pero añadió que el Peque debía andar por un campito que tenía y que hasta más tarde no volvía, así que nos resignamos a no ver a este erudito de muertos, aunque conseguimos su número de teléfono, y continuamos ruta hacia otros pueblos de la comarca.

No hay comentarios: